Contact Us   |   Location   |   Español

El Cerebro de tu Bebé: Desacreditando cinco mitos comunes

Print

Los padres primerizos a menudo se sienten abrumados con tanta información sobre la crianza de niños. Discernir la información y ceñirse a los hechos puede ser agobiante. Por suerte, cuando se trata del desarrollo del cerebro de tu bebé, los pasos son fáciles de recordar y no cuestan nada. Todo lo que tienes que hacer es estimular el “ejercicio mental” de tu bebé hablándole, leyéndole y cantándole. Haz estas simples actividades con frecuencia desde los primeros días de su vida, para ayudarle a construir las conexiones del cerebro que afectarán la vida de tu niño para siempre.

Habla Lee Canta

Hemos desacreditado cinco mitos comunes para ayudar a poner a tu bebé en el camino perfecto para que alcance un méximo desarrollo cerebral.

Mito #1:

“Mi bebé tiene sólo ocho semanas de edad. No necesito hablar con ella, porque ella no puede contestarme. Me siento tonta teniendo una conversación en la que solo hablo yo. Voy a esperar hasta que por lo menos empiece a balbucear.”

Realidad:

Aunque tu pequeña no pueda todavía responderte verbalmente, su cerebro está creciendo rápidamente, y ella escucha cada palabra que dices. Las conexiones dentro del cerebro, también llamadas sinapsis, determinan básicamente la manera en que los niños aprenden, piensan y crecen. Estas conexiones empiezan a formarse desde el nacimiento. Así que adelante, comienza a charlar sobre tu día, contar esos deditos, leer un cuento o recitar el alfabeto. Tu bebé está haciendo mucho más que escuchar; está contando contigo para que le ayudes a expandir su mente de por sí curiosa.

Mito #2:

“Jugar es sólo para niños.”

Realidad:

Maracas StimulationCuando se trata de aprender y de estimular, los adultos deben ser parte de la diversión. Cuando pongas a tu pequeño boca abajo encima de una cobija o alfombra, túmbate con él a su nivel para “jugar” juntos, cara a cara, cantando canciones y señalando las formas y los colores de los objetos en la habitación. A los bebés les fascina mirar caras y en realidad están observando cómo se pronuncian las palabras a través de los movimientos de la boca, lo que los prepara para el habla. Para los niños de 2 a 3 años, inventa juegos de preguntas y respuestas (¿Dónde está la nariz del oso de peluche? ¿Dónde están sus oídos? ¿Dónde está tu nariz? ¿Dónde están tus oídos?) para ayudarles a aprender mientras juegan.

Haz clic aquí para más resursos

Mito #3:

“El desarrollo del cerebro es genético. No tengo ningún control sobre él.”

Realidad:

Son esas experiencias diarias las que determinarán cómo se forman y se conectan entre sí las células del cerebro de tu bebé. Carecer de estas sencillas pero importantes experiencias, como que le hablen, le lean y le canten desde chiquito y con frecuencia, podrá tener consecuencias en el desarrollo de las conexiones del cerebro de tu niño. De hecho, los estudios han demostrado que los bebés que experimenta más estos tipos de interacciones, poseen básicamente un vocabulario más amplio, son mejores en la escuela, tiene más probabilidades de graduarse de la secundaria e incluso de tener un futuro financiero más exitoso. El impacto es enorme y el poder está en tus manos, no en sus genes

Mito #4:

“El verdadero aprendizaje comienza en preescolar.”

Realidad:

Aunque la educación preescolar y kindergarten son considerados tradicionalmente como el comienzo de la educación “formal” de un niño, tú eres la primera maestra y la más importante. Pero por suerte, no es necesario un plan de estudios; un simple juego de peek-a-boo puede ser un gran momento de aprendizaje. Los libros son una de las herramientas más eficaces, incluso durante la infancia. La investigaciones han demostrado que el fomento de los comentarios y respuestas de un niño durante la “hora de lectura” en realidad puede acelerar el desarrollo del lenguaje de un niño de dos años de edad, por nueve meses.

Haz clic aquí para más resursos

Mito #5:

“Si quieres un bebé inteligente, necesitas comprar juguetes inteligentes como videos, tarjetas de ayuda pedagógica y CD’s de Mozart.”

Realidad:

No hay evidencia de que los juguetes “educativos” caros marquen una diferencia en el desarrollo del cerebro. De hecho, a veces pueden estimular en exceso, lo que no hará que tu niño sea m´s listo. Si bien es bueno tener una variedad de juguetes interesantes y coloridos en casa, los mejores “juguetes” para tu bebé son tú y tu voz. Hablar, leer y cantar a tu bebé son las actividades más educativas que puedes hacer con tu hijo. No cuestan nada ni tampoco ocupan espacio en la cajón de los juguetes. Sal a dar un paseo con tu bebé y señala las ardillas o los autobuses y los camiones que encuentren en el camino. Ordena la ropa de lavar por colores y haz formas mientras doblas las toallas. O haz “música” con utensilios de cocina o canta una canción mientras pones la mesa para la cena. Las oportunidades son fáciles …y sin fin.